8 de Marzo, Dia Internacional de la Mujer - Programa Mujer de la Asociación de Cabildos del Norte del Cauca (ACIN)

8 de marzo de 2016, Toribio - Cauca.

Mujeres vida, Mujeres tierra, Mujeres sabias y resistentes… nos pronunciamos con sentimientos encontrados de alegría y tristeza en el Día Internacional de la Mujer:

 

  • De alegría por los avances y el reconocimiento que comunitariamente se hace de las mujeres y el recorrido que hemos hecho en la historia de pervivencia del pueblo nasa y de los pueblos indígenas en Colombia,

  • Y sentimientos de dolor y tristeza por los graves hechos y atentados sucedidos contra las mujeres indígenas en nuestros territorios.

 

Celebramos

  • La pervivencia de nuestros pueblos y la presencia viva de las mujeres en el proceso indígena.

  • La vida y la presencia de mujeres lideresas  y autoridades en los Resguardos, en la ACIN, en el CRIC, en las alcaldías y consejos municipales y muchos espacios y grupos de trabajo de programas de la organización.

  • La Resolución de la Asamblea Nacional de Autoridades Indígenas de la ONIC a favor de la No violencia contra las mujeres y el acceso a la justicia.

  • Las decisiones tomadas en justicia, a favor de las mujeres en distintos resguardos, que se convierten en jurisprudencia indígena a favor de los derechos humanos de las mujeres.

  • El milagro de la vida que cada día se produce en las familias y territorios que garantizan nuestra pervivencia. Niños y niñas que florecen, semillas ancestrales que germinan, territorios que vibran con la presencia de nuestros ancestros y ancestras que animan nuestro proceso.

 

Denunciamos y exigimos justicia:

  • Por la persistente persecución a nuestras autoridades y en particular el atentado contra nuestra autoridad Nini Johana Daza, gobernadora del Resguardo de La Concepción, sucedido el  pasado 1 de marzo.

  • Por el asesinato de Maricela Tombe, dirigente comunal, presidenta de la Asociación Campesina Ambiental de Playa Rica Tambo ocurrida el pasado 28 de febrero.

  • Por el asesinato del líder, Gobernador indígena Willar Alexander Oime Alarcón ocurrido el día 2 de marzo en Popayán.

  • Por los feminicidios de Liliana Ramos Largo de Taqueyo, de Luz Mary Ascué Secué de Toribio, Ana Nohemi Corpus Mestizo de Canoas y de Diana Carolina Taquinaz Oteca de Corinto.

  • Denunciamos la persistente violencia contra las mujeres en nuestros territorios: los golpes, las violaciones, los feminicidios, el maltrato, entre otras situaciones que permanecen y que generan graves daños a la vida e integridad de las mujeres, desarmonizan las familias y atentan contra la realización del Plan de Vida.

  • Denunciamos la presencia de empresas y proyectos de muerte en nuestros territorios: proyectos que están afectando gravemente la Madre Tierra con venenos y prácticas irracionales de deforestación, proyectos que inducen a la producción de cultivos de uso ilícito y atentan contra nuestras prácticas tradiciones de ser y estar en el mundo indígena.

 

Nos solidarizamos:

  • Con los pueblos indígenas del Continente, especialmente de Honduras por el cobarde asesinato de la compañera Berta Cáceres el pasado 3 de marzo. Ella, una mujer defensora de la Madre Tierra que se opuso a las actividades extractivistas en sus territorios y defendió a su pueblo. Exigimos aclaración de los hechos y justicia.

 

Llamamos:

  • A todas las mujeres indígenas de la zona norte del Cauca y el país a que no desfallezcamos en nuestro empeño por hacer de nuestras vidas una experiencia feliz, donde la armonía sea el motor de la familia y la comunidad.

  • A todos nuestros compañeros para que revisen sus actitudes, prácticas y relaciones de pareja y luchen por erradicar de sus vidas cualquier indicio de agresión contra las mujeres.

  • A nuestras autoridades para que tomen conciencia y promuevan acciones a favor de la equidad y la vida en territorios libres de todo tipo de violencias, especialmente la que se ejerce en contra de las mujeres.

  • A las autoridades municipales, alcaldes, alcaldesas y consejos municipales para que avancen en la formulación de políticas públicas a favor de las mujeres, jóvenes y niñez indígena.

  • A los actores armados para que de una vez por todas entiendan que queremos hacer de nuestro territorio un territorio de paz en donde las armas no tienen espacio.

  •  Al Estado Nacional para que respete nuestra Jurisdicción Especial Indígena, el derecho a la Consulta Previa y a la Autodeterminación y en ese sentido, comprender que todas las intervenciones en nuestros territorios deben ser concertadas.

  • Y, finalmente llamamos a que los acuerdos que se logren del proceso de Dialogo en la Habana, tomen en cuenta nuestras propuestas y se adopten todas las medidas para que sea plena la participación de las mujeres en los procesos de construcción de la Paz Territorial.

 

Con la fuerza de nuestras ancestras, con nuestro trabajo incansable y con el acompañamiento de todas nuestras autoridades y compañeros, soñamos el 8 de marzo como una fecha en la que sólo celebremos haber alcanzado el sueño de una vida libre de violencias, un Plan de Vida en donde en equidad caminemos el proceso indígena, y que las fechas significantes para las mujeres sean parte de las celebraciones del movimiento indígena.

 

Mujeres indígenas de la Cxhab Wala Kiwe.