¡Nos queremos vivas y poderosas para construir la paz… pero nos están matando!

El Espacio de Mujeres Diversas y Paz condena el brutal feminicidio contra la joven Leidy Vanessa Casso Gómez de 20 años de edad, de la vereda Lomitas en zona rural del municipio de Santander de Quilichao, cometido el día 8 de mayo de 2017. Vanessa fue asesinada a manos de su expareja quién la golpeó violentamente hasta destruir sus órganos. Su muerte se produjo después de ser remitida a la ciudad de Cali por la gravedad de los golpes propinados por el joven quién ahora se encuentra prófugo de la justicia.

10 de mayo de 2017

Nos aterra la ocurrencia de feminicidios en nuestro territorio y la pasividad y lentitud con la que la justicia NO actúa frente a esta flagrante violación de derechos hacia las mujeres. Estos casos se presentan en medio de complejos contextos de violencia que, a su vez, son generadores de nuevas tensiones y conflictos al interior de las comunidades. La vida de las mujeres sigue en peligro, nuestros cuerpos son vistos como escenarios para cobrar venganzas, odios, generar temor y descargar en ellos la violencia machista y patriarcal que atraviesa nuestra sociedad.

 

De igual manera, condenamos el asesinato del joven indígena y liberador de la madre tierra Daniel Felipe Castro Basto de 16 años de edad quien “fue impactado con un disparo de arma fuego en el tórax por parte de policía Nacional, mientras se encontraba en sus labores agrícolas en el ejercicio de Liberación de la Madre Tierra en la finca Miraflores Municipio de Corinto”, el 9 de mayo del presente año.

 

Reafirmamos una vez más que a pesar del contexto actual de implementación y negociación de paz, ni las mujeres ni el movimiento social y popular nos sentimos tranquilas y libres de violencias. De manera preocupante estamos viendo que los tiempos de paz no soplan para los territorios del norte del Cauca, que el estado y el patriarcado nos siguen atacando.

 

Como Espacio de Mujeres Diversas instamos a las autoridades competentes a actuar con prontitud para hacer justicia en estos dos casos que cobran la vida de nuestros jóvenes y hieren profundamente a nuestros procesos organizativos. Nuestra solidaridad total con la familia de Vanesa y Daniel y con las comunidades Lomitas y Corinto, afectadas por estos violentos hechos que nos enlutan hoy a todas y todos.

 

ESPACIO DE MUJERES DIVERSAS DE SANTANDER DE QUILICHAO