¡La paz sí es contigo! 12 Comunicados de Organizaciones Sociales sobre participación en la refrendación de los acuerdos.

25 de agosto de 2016

Paz Completa: "Celebramos el acuerdo final y recordamos la importancia de negociar con el ELN".

La campaña Por una Paz Completa felicita al Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos y a las FARC-EP, por haber concluido las negociaciones y tener un acuerdo global, acuerdo que es importante para la sociedad colombiana y que abre nuevas posibilidades para que transite hacia el logro de la justicia social y las transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales que se necesitan.

Acompañamos de manera decidida el SÍ a este acuerdo y trabajamos con entusiasmo por un amplio apoyo en el plebiscito del 2 de octubre. Gobierno colombiano y FARC-EP pueden contar con nosotros y nosotras para hacer realidad este acuerdo, que pone en fin a una rebelión armada de más de medio siglo.

 

Sin embargo, no habrá paz completa si no logramos un proceso de acuerdo negociado entre Gobierno y ELN, así que les reiteramos nuestro llamado a que encuentren un camino para abrir la Mesa en Quito.

 

La concreción de un Acuerdo entre el Gobierno y el ELN tiene retos que hacen necesarios grandes esfuerzos de las partes y una voluntad generosa de paz. En este momento histórico, el pueblo colombiano quiere ponerle fin a tantos años de confrontación armada, esperamos que el ELN y el Gobierno no sean inferiores al sentir de la sociedad.

 

La Esperanza está puesta en ver que la guerra será cosa del pasado

Campaña Por Una Paz Completa Los diálogos son con tod@s y para tod@s

Congreso de los Pueblos: "Nuestra apuesta es por la paz con participación de la sociedad".

En el Congreso de los Pueblos hemos decidido trabajar por la solución política del conflicto social y armado. Por eso consideramos que este momento de diálogos y negociaciones por el cual atraviesa el país, es de gran importancia histórica y política en la perspectiva de construcción de paz con justicia social, con vida digna para la gente.

 

Así, hemos reafirmado la necesidad que las comunidades, organizaciones sociales y políticas, los diversos sectores de la sociedad, tengan un lugar protagónico en la construcción de la paz, participando activamente en la implementación de los acuerdos de la Habana y en el proceso de diálogo y negociación, que esperamos avance en la fase publica a partir de los acuerdos establecidos, entre el Ejército de Liberación Nacional y el Gobierno Nacional. Dicha participación será garante de un verdadero proceso democratizador de la sociedad colombiana toda vez, que la ausencia de esta participación, ha sido uno de los motivos principales del conflicto social y político que hemos vivido hace varias décadas.

En múltiples oportunidades hemos respaldado el proceso de negociación entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos; nos movilizamos por la salida política al conflicto armado; hemos aunado esfuerzos por la consolidación de la unidad de los sectores alternativos y democráticos alrededor de la paz; llamamos a la apertura de la fase pública de las negociaciones con el ELN y; en la actualidad estamos comprometidos en el impulso de la campaña La paz SI es contigo, Vamos por más!, como un escenario necesario e imprescindible para llamar a la sociedad a votar por él SI en el plebiscito y requerir la participación social.

 

Seguiremos procurando esfuerzos para ayudar a consolidar un movimiento social por la paz, que posicione una visión de paz con transformaciones. Para nosotras y nosotros, ciudadanos de a pie, lo más importante en un proceso de paz es la búsqueda de cambios profundos en la política y la economía de la nación, mientras que para el gobierno lo más importante es la dejación de armas, reduciendo a esto el proceso de solución política.

 

Hoy hay una gran oportunidad de replantear la manera excluyente como se ha construido la política del país, debemos buscar que sea mediante la participación directa y vinculante de las mayorías en las decisiones que nos conciernen, como se construya el fututo de Colombia.

 

En el 2013 el Congreso Nacional para la Paz, mandató impulsar el Diálogo en entre la diversidad de la sociedad como oportunidad de construcción de paz. Es por esto que hoy convocamos al lanzamiento del Gran Diálogo Nacional y de la Mesa Social para la Paz: escenarios para el encuentro de la diversidad, de la multiplicidad de propuestas y de fuerzas para alcanzar transformaciones que nos permitan construir una paz al alcance de los sueños de nuestro pueblo: una paz que signifique cambios y vida digna para la mayorías.

 

Congreso de los pueblos, Propuesta de país para la vida digna

La Paz Si es Contigo ¡Vamos por Mas! 

ONIC: "Los Pueblos Indígenas reiteramos nuestro compromiso con la Vida y el SÍ a la Paz"

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía Colombiana (OPIAC), la Confederación Indígena Tayrona (CIT), Autoridades Indígenas de Colombia AICO "Por la Pacha Mama" y Autoridades Tradicionales Indígenas de Colombia-Gobierno Mayor, en calidad de miembros de la Mesa Permanente de Concertación con los Pueblos y Organizaciones Indígenas; conocedores de los irreparables daños que la guerra le ha causado a nuestros pueblos y comunidades indígenas, hoy 9 de agosto, fecha en la que se conmemora en el mundo el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, reiteramos nuestra vocación histórica de paz e invitamos a la sociedad colombiana a unir nuestras voces y acciones para decirle SÍ A LA PAZ, porque la paz la construimos todos y todas.
El 9 de agosto es una fecha para conmemorar y valorar a los Pueblos y Comunidades Indígenas, sus tradiciones, valores, idiomas y costumbres, así como sus contribuciones esenciales en la materialización de soluciones sostenibles para hacer frente a los desafíos de la humanidad.

Los Pueblos Indígenas practicamos y vivimos la paz, a partir de un profundo respeto por todo lo que existe en el universo. Para nosotros, la paz es armonía y equilibrio, es una construcción social que va más allá de los diálogos en la Habana, y el cese de las confrontaciones armadas, materializándose en condiciones y garantías que privilegian el derecho fundamental a la vida y al buen vivir.

 

En este tejido, los Pueblos Indígenas de Colombia continuaremos hilando nuestros conocimientos, saberes ancestrales y acciones para que la paz en el país sea real, sostenible y perdurable.

 

En este contexto, valoramos el diálogo realizado en el marco de la Mesa de Conversaciones de La Habana a nuestras Organizaciones Indígenas, y exigimos que la misma permita incluir el enfoque étnico, territorial y diferencial en los acuerdos de paz y en su implementación, como un mecanismo para garantizar nuestros derechos territoriales y colectivos, amparados en el artículo 7º de la Constitución Política colombiana, como principio fundante del reconocimiento y respeto de la diversidad.Asimismo, consideramos imperativo llevar a cabo un proceso de pedagogía de paz para los Pueblos Indígenas, basados en nuestras metodologías, idiomas, contextos geográficos, sociales, políticos y organizativos, sin injerencias externas y en el marco de nuestra autonomía.

 

Llamamos y convocamos a todos los Pueblos Indígenas de Colombia, desde los Llanos hasta el Chocó, desde el Amazonas hasta La Guajira, a alzar nuestros bastones y caminar la palabra, para seguir apostando por la Paz, unámonos todos: los de río, mar y desierto, los de las selvas, montañas, llanuras y ciudades, a decirle SÍ a la Paz, porque estamos hastiados de la guerra y queremos garantizar un país donde nuestros niños y niñas pervivan, para continuar con nuestro legado de protección de la vida y la madre tierra.

 

Recordamos que los caminos de paz deben ser construidos con todos y todas. En este momento histórico, debemos caminar juntos para lograr una paz integral y completa, por lo cual, reiteramos nuestro llamado para que el Gobierno Nacional y el Ejército de Liberación Nacional - ELN inicien de manera inmediata los diálogos de paz.Como un gesto de Paz hacia los Pueblos Indígenas, invitamos a continuar fortaleciendo el diálogo de Gobierno a Gobierno, en búsqueda de concretar y materializar el cumplimiento de los acuerdos que hemos pactado conjuntamente, para la garantía efectiva de nuestros derechos, y la pervivencia física y cultural de nuestros Pueblos.

 

¡La Niñez Indígena Sí tiene derecho a Vivir en Paz!

¡Cuenten con Nosotros para la Paz, Nunca para la guerra!

 

Marcha Patriótica: "¡Ahora SÍ Colombia, Vamos por la Paz!"

Tomado de: Marcha Patriótica

El movimiento Político y Social Marcha Patriótica felicita a todo el pueblo colombiano por la más importante de sus victorias en la historia reciente: el logro de un Acuerdo de Paz entre el Gobierno Colombiano y las FARC-EP. De igual manera saludamos a las FARC-EP por la valiente decisión de seguir haciendo política sin el recurso de las armas, y al Gobierno Nacional por su disposición para alcanzar un acuerdo final cuya implementación, sin duda, estará acompañada de toda la sociedad colombiana como fiel garante y constructora de Paz.

 

El anuncio del acuerdo final es un hecho fundamental para el continente americano y para el mundo entero, situación corroborada por el amplio respaldo de la Comunidad Internacional, de los países garantes y, en general, de las distintas voces que durante años se han manifestado en favor de la Paz desde distintos rincones del planeta.

 

Ratificamos que como organización política y social respaldamos la totalidad de los acuerdos alcanzados porque representan la posibilidad de producir los cambios políticos, sociales y económicos que necesita el país, y que, beneficiarán sin distingo alguno a todos los colombianos y colombianas.

Este es el momento más importante para la sociedad colombiana porque abraza la Paz como el mejor legado para las futuras generaciones; por ello estamos seguros que todos los ciudadanos acudiremos a las urnas de forma masiva para VOTAR SI AL PLEBISCITO que refrendará los acuerdos alcanzados y que abrirá la senda de una Colombia en Paz y con Justicia Social.

 

Está trazado el camino para reconstruir nuestro país llenándolo de esperanza, y por ello es el momento de consolidar entre todos el nuevo pacto político de reconciliación y democracia emanado de la efectiva implementación de todo lo acordado en este camino de conversaciones.

 

¡VIVA COLOMBIA!

¡VIVA LA PAZ!

 

Movimiento Político y Social Marcha Patriótica

Ruta Pacífica de las Mujeres: "La Paz es imparable"

Con gran júbilo celebramos que la Corte Constitucional haya aprobado la exequibilidad del plebiscito, esta decisión logra hoy devolvernos a millones de colombianas y colombianos la esperanza que siempre ha estado presente a fin de cambiar la historia de nuestro país; sin embargo, esperamos que así como se obtuvo este paso tan importante, el Gobierno Nacional y el ELN junten sus capacidades y voluntades para abrir la Mesa de negociación; el plebiscito que aprobaremos es para una paz completa con las insurgencias de Colombia.

 

Las mujeres de la Ruta y las  organizaciones territoriales que nos componen ratificamos nuestro compromiso para que logremos superar el umbral propuesto y  la paz sea la ganadora. En noviembre de 2015 realizamos una Movilización Nacional al Cauca donde se recogieron 7.000 firmas de mujeres que se comprometieron a multiplicar esta refrendación del Acuerdo en sus comunidades y  familias; por lo anterior, nos comprometemos a seguir trabajando con diferentes acciones político-simbólicas en las regiones donde hacemos presencia.

Es esta nuestra oportunidad de arrebatarle a la guerra y la violencia más víctimas; ha llegado el momento de vencer las prácticas guerreristas que ha ido instalando este largo conflicto armado, donde campea la justificación de la muerte y la violencia.

 

Por tanto, instamos a la Sociedad colombiana a que se vincule a este proceso dándole un sí a la paz; para depararle a nuestros hijos e hijas y las actuales generaciones especialmente los y las jóvenes un país donde el relato y la narrativa cotidiana no sea la violencia, ni su destino.

 

Hoy más que nunca nos urge sumar esfuerzos y contribuir a la construcción de la paz.

 

¡La Paz Es Imparable!

ACIN: "La paz sí es con nosotros (as)!

Históricamente los pueblos indígenas hemos venido reclamando la Paz en Colombia. Desde la llegada de los españoles a nuestros territorios: la violencia, el saqueo y el despojo, se convirtieron en una constante para quienes hemos resistido a la guerra, por esto apoyamos este importante paso para que luego de 52 años de confrontación armada, se cierre un ciclo doloroso y trágico para Colombia: el conflicto armado.

 

En el actual momento, hemos llevado a cabo un proceso de reflexión, contextualización y consulta con nuestras autoridades tradicionales, espirituales y comunidad, resultado de este proceso la Chxab Wala Kiwe-ACIN manifiesta su apoyo a la implementación de la zona veredal transitoria de normalización (ZVTN) en el municipio de Buenos Aires y del punto de normalización ubicada en el municipio de Corinto; lugares que hacen parte de nuestro territorio ancestral. Declaramos que esta es una decisión de carácter colectiva que busca facilitar las condiciones para que cese la guerra, la cual ha producido profundos desequilibrios que tendrán que ser armonizados en busca de la reparación, sanación, justicia, verdad, garantía de no repetición y materialización de un buen vivir para el pueblo indígena nasa del norte del Cauca.

No obstante, declaramos que la aceptación de estos lugares debe tener en cuenta lo siguiente:

 

• La implementación de los acuerdos de paz, las zonas transitorias veredales de normalización (ZTVN) y el punto de normalización (PN) deberán ser respetuosas de la autonomía, el gobierno propio, las autoridades tradicionales y la justicia especial indígena tal como se plantea y exige en el comunicado que el cabildo de CORINTO hizo llegar a la mesa en La Habana.

• Como resultado de las conclusiones en la junta Directiva del CRIC llevada a cabo el 27 de julio del año en curso, en cuanto las (ZTVN y PN) no se deben deslegitimar los acuerdos locales y apoyar el SÍ en el plebiscito sobre el trabajo propio de las comunidades en el marco de mingas para la Paz.

• Se debe de Respetar la libre movilización y las dinámicas cotidianas de las comunidades que estén en relación cercana a las (ZTVN y PN).• Dentro de estas zonas delimitadas temporalmente no se debe presentar ninguna violación a los derechos humanos y al DIH, ya que esto constituiría una agresión a nuestra decisión de apoyar estas zonas y a nuestros mandatos.

• Igualmente se debe surtir un proceso de consulta previa, libre e informada para la implementación o posibles modificaciones que se planteen para estas zonas.

• Esta iniciativa de concentración de las FARC-EP y la mesa de conversaciones de La Habana, deben ser el paso inicial para que se dé un gradual proceso de desmilitarización de nuestro territorio ancestral, puesto que el uso de armas representa un profundo desequilibrio para nuestras comunidades y el territorio.

 

Saludamos el diálogo que han tenido las partes en conflicto para terminar la guerra, este es un avance para la construcción de una Colombia en Paz y con Justicia Social. El sí al plebiscito por la PAZ y la terminación del conflicto, es el primer paso para los cambios estructurales que requiere el país, entre otras: una reforma agraria que solucione la situación de acceso, tenencia y distribución de la tierra; el cambio del modelo económico que distribuya el ingreso, elimine la desigualdad y respete a la madre tierra y la eliminación de todas las facciones de paramilitarismo que se encuentran activas en toda la geografía nacional.

Por último aclamamos el inicio de la fase pública de la mesa de conversación con el ELN para que en este ejercicio de construcción Paz estén comprometidos todos los grupos armados que históricamente se han enfrentado. Convocamos a las comunidades, al pueblo colombiano, movimientos sociales, partidos políticos, estudiantes, hombres, mujeres, afrodescendientes, campesinos, sectores urbanos y a todas las expresiones democráticas y progresistas del país a salir masivamente y votar SÍ el día del plebiscito y la refrendación de los acuerdos, para que sea el día en que Colombia diga al unísono: ¡Cuenten con nosotros para la PAZ, nunca para la guerra!

 

Junta Directiva de Gobernadores de la Cxhab Wala Kiwe-ACIN.

El Guanábano, Territorio Ancestral de Corinto (Cauca).

USO: "Por un país en paz, votaremos Sí en el plebiscito"

La Unión Sindical Obrera de la Industria del Petróleo –USO- celebra la aprobación por parte de la Corte Constitucional del Plebiscito por la Paz como el mecanismo para que los colombianos puedan refrendar los acuerdos de paz que firmen el Gobierno Nacional y las FARC. Y en consecuencia votaremos por el SÍ en el plebiscito para que se le ponga fin al conflicto armado e iniciemos la construcción de paz con justicia social.

 

Después de tres años de negociaciones, con logros concretos traducidos en los acuerdos de la Habana, entre el Gobierno y las FARC-EP. En términos de una paz completa, exigimos la apertura de la mesa anunciada para la fase pública entre el gobierno y el ELN y también que se habilite un escenario real de conversaciones con el EPL.

 

La inmensa mayoría de los colombianos reconocemos la oportunidad histórica que significa dar por terminados 52 años de guerra y convocamos a que cada ciudadano acuda a las urnas para refrendar con su voto soberano los acuerdos firmados en la búsqueda de un nuevo país. 

Los colombianos, y en particular, los trabajadores y sindicatos, ganaremos mucho con el simple hecho de que la violencia no azote más al país y que no se estigmaticen más nuestras luchas. En el posacuerdo habrán mejores condiciones para continuar en la lucha popular y social por alcanzar las transformaciones que tanto anhelamos y conquistar la justicia social que tanto demandamos.

El país y los trabajadores debemos entender que apoyar la paz con justicia social, no es apoyar a Santos. Desde siempre hemos planteado nuestro desacuerdos con el modelo económico neoliberal que toda la vida republicana nos ha gobernado y la subordinación de nuestro país frente a Estados Unidos y el capital trasnacional. Durante los 8 años del gobierno de la “seguridad democrática” las iniciativas de paz fueron judicializadas, fue la persistencia del movimiento popular para exigir apertura a los diálogos lo que obligo al poder dominante a negociar con las insurgencias. Por eso el movimiento sindical, social y la izquierda colombiana tenemos toda la legitimidad para convocar a la población a votar SI en el plebiscito por la paz con justicia social y a movilizar a los trabajadores y sus familias en ese gran propósito e interés del pueblo colombiano.

Por tal motivo participaremos activamente del día nacional de la sensibilización por la paz con justicia social convocado por nuestra Central Unitaria de Trabajadores (CUT) para el 17 de agosto de 2016 y en las acciones y el discurso de nuestros dirigentes sindicales y todos los trabajadores sindicalizados no podrá faltar nuestro compromiso inquebrantable de movilizarnos por el SÍ en el plebiscito pero al mismo tiempo no renunciar a nuestra lucha central por impedir el desmembramiento y la privatización de Ecopetrol S.A y garantizar la creación de una LEY ORGANICA DE HIDROCARBUROS; lo cual se suma a las consignas del pliego de peticiones construido en el seno del Comando Nacional de Paro, que fue la bandera de la gran movilización del 17 de marzo y que sin duda serán  nuestras demandas en el segundo semestre del año en curso.

CUT: "Vote Sí a la Paz en el plebiscito".

La Central Unitaria de Trabajadores -CUT- definió entre sus principios fundacionales la lucha por una salida política negociada al conflicto armado, el rechazo al uso de métodos violentos para tramitar los conflictos sociales y políticos, y la lucha por la democracia y la paz.

 

El gobierno del presidente Santos emprendió una negociación con las guerrillas de las FARC y el ELN, que la CUT ha apoyado desde su mismo anuncio. Esa negociación ha llegado a unos acuerdos que incluyen la finalización de la guerra en la búsqueda de una paz estable y duradera, y deberán ser refrendados mediante el proceso constitucional de un Plebiscito en el que los colombianos tendremos la opción de votar SÍ para aprobarlos cuando estén firmados.

 

Son suficientes las razones que motivan el llamamiento del sindicalismo a todos los colombianos para salir a votar por el SÍ. Durante más de medio siglo la violencia política ha afectado la vida de los colombianos con catastróficas consecuencias sociales, económicas y en Derechos Humanos; particularmente el sindicalismo y los luchadores populares han puesto millares de víctimas, han visto el aniquilamiento de sus organizaciones, la pérdida de derechos laborales y libertades sindicales, y han soportado la estigmatización y el señalamiento de sus actividades reivindicativas y políticas por el aprovechamiento oportunista que las fuerzas reaccionarias han hecho de la violencia.

Para el sindicalismo y las fuerzas democráticas, avanzar hacia la paz representará un mejor escenario de garantías para el ejercicio de los derechos de los trabajadores y de la libertad sindical. Desaparecerá el reprobable pretexto de usar la persecución al enemigo interno como excusa para señalar y reprimir las luchas populares y reclamos de los colombianos e incluso para justificar la intervención del gobierno de Estados Unidos en nuestros asuntos internos como ocurrió con el nefasto Plan Colombia.

 

Los problemas estructurales que afectan la vida de los colombianos, como el de la profunda desigualdad, no serán resueltos solamente con la firma de los acuerdos, pero, su cumplimiento será un paso en la construcción de la democracia porque entendemos que en esta etapa estos no tienen el alcance de representar un cambio del modelo económico y social dominante, ni de la manera inequitativa de relacionarnos con las potencias económicas y sus multinacionales que han neo-colonizado la producción y nuestro trabajo, esto lo alcanzaremos con la movilización social y la lucha política que indiscutiblemente tendrá mejores condiciones con los acuerdos de paz.

 

Votar SÍ a la paz no significa un referendo de apoyo al gobierno de Santos como pretenden distorsionar sectores regresivos que intentan desfigurar el sentido de los acuerdos, y mucho menos el voto por el NO es un rechazo a las políticas sociales y económicas neoliberales que han golpeado a los colombianos en las últimas décadas, este enfoque tiene el inaceptable propósito de atacar veladamente el SÍ para confundir a los votantes. Es preciso aclarar que Votar SÍ es un espaldarazo a los acuerdos para alcanzar unas mínimas condiciones de garantías democráticas.

 

La CUT llama a todos los colombianos a votar por el SÍ a los acuerdos de paz, y a mantener la oposición a la política económica y social del modelo neoliberal que los anteriores y el actual gobierno han venido imponiendo.

CSA y CSI: "Apoyamos el Sí en el plebiscito sobre los acuerdos de Paz".

Las negociaciones entre el gobierno del presidente Santos con las guerrillas de las FARC están llegando a unos acuerdos que incluyen la finalización de la guerra en la búsqueda de una paz estable y duradera, los cuales deberán ser refrendados por un Plebiscito en el que los colombianos tendrán la opción de votar SÍ para aprobarlos cuando estén firmados, o no.

 

Víctor Báez, secretario general de la CSA, que estuvo participando de la Jornada en representación de la CSA y la CSI reafirmó el apoyo de las dos organizaciones a los Acuerdos de Paz en Colombia, presentando también el apoyo internacional al SÍ en el Plebiscito.

“La promesa de la paz es la esperanza de las generaciones futuras. El apoyo de los sindicatos por la paz es crítico y más allá de la consulta de una paz duradera, requerirá la inclusión de los sindicatos y la sociedad civil para asegurar que los beneficios de la paz generen empleo y la cohesión social. Los felicitamos y llevamos el espíritu de los 180 millones de miembros en todo el mundo para estar a su lado en apoyo al SÍ- SÍ para la paz, SÍ para el trabajo, SÍ a una Colombia unificada y próspera”, fue el mensaje enviado por Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI a la Jornada y leída por Báez.

 

“No queremos la paz de los cementerios. Queremos una activa, feliz y participativa paz con los sindicatos pudiendo negociar sin ningún tipo de amenaza. También abogamos por la reparación colectiva a los sindicatos, con el fin de garantizar que, a partir de ahora, los y las trabajadoras puedan organizarse, hablar y negociar sin temer ningún tipo de represalia", señaló Víctor.

 

Miguel Morantes, presidente de la CTC declaró el apoyo de la central al SÍ: “El apoyo de la CTC es por el SÍ al plebiscito por la Paz y la justicia social en Colombia. Reiteramos nuestra convocatoria a todos los miembros de la CTC y a los y las trabajadoras por votar por el SÍ en el Plebiscito sobre los Acuerdos de Paz en Colombia”.

 

En el mismo sentido el compañero Luis Alejandro Pedraza, presidente de la CUT, que afirmó: “Como a un importantísimo número de organizaciones sociales y políticas, nos anima la esperanza de que, con los acuerdos de paz, se propicien los espacios democráticos para contribuir sin violencia a la reconstrucción de la nación, por esta razón es que la CUT sin ambages trabajará por el SÍ en el Plebiscito sobre los Acuerdos de Paz en Colombia”.

Fecode: "Una lucha en paz sí es posible. Digamos juntos Sí a la Paz"

La Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación promueve el sí en el plebiscito por la paz. Se ha ideado una campaña directa para impulsar la respuesta positiva de los colombianos desde la educación.

 

Fecode le dice Sí a la Paz. Es la campaña que ha iniciado la federación para acompañar el proceso de paz en La Habana, como el camino para allanar un cambio social y de establecimiento de derechos a los colombianos inmersos en la desigualdad y la violencia del conflicto colombiano que por más de 60 años azotó al país.

Fecode dice sí al plebiscito. Porque somos más los que queremos cambiar las armas por opciones de vida y caminos de reconciliación.  Jorge Ramírez, director Técnico de Derechos Humanos de Fecode: “porque como colombianos necesitamos desterrar todo tipo de violencia, como medio para resolver los conflictos”.

 

Fecode dice sí al plebiscito. Porque la escuela sea un territorio de paz, vida y construcción de país.  Jorge Cortés, asesor de Fecode: “El plebiscito garantizará parar 54 años de guerra y permitirá que no nos sigan asesinando maestros. Tenemos 1.273 razones para votar sí al plebiscito”.

 

Fecode dice sí al plebiscito. Porque somos los colombianos los que tenemos la opción  hoy de cambiar la historia de violencia, odio y desigualdad social. Orlando Barón, ciudadano: “hoy no votamos ni por un color, ni por un partido político, votamos porque se acabe el conflicto”.

 

Fecode dice sí al plebiscito. En síntesis porque la vida está por encima de odio. La educación por encima de la violencia histórica y nuestras voces pueden cambiar el futuro para las nuevas generaciones.

 

PCC: "El acuerdo de Paz, primer paso hacia la Nueva Colombia".

La conclusión de los acuerdos en la mesa de La Habana es el hecho más trascendental en la vida del país. La alegría es legítima, es el triunfo de la vía de la solución política, del diálogo constructivo y la perspectiva de que la firma definitiva concrete el final de la confrontación militar entre el gobierno y las FarcEp. El día de hoy el presidente ha decretado el cese al fuego definitivo a partir de las cero horas del 29 de agosto. La primera ley a aprobarse tras el plebiscito es la que contempla amnistía e indulto.

 

El Partido Comunista Colombiano se congratula de este logro alcanzado tras cuatro años de arduas y complejas conversaciones que han culminado felizmente. Toma inicio ahora la parte más difícil que concierne al conjunto del pueblo y compromete a toda a sociedad colombiana a movilizarse y a ejercer veeduría sobre la ejecución de lo acordado y el cumplimiento cuidadoso de las secuencias convenidas.

La primera y más importante tarea será la realización del plebiscito del 2 de octubre y la movilización patriótica y ciudadana para respaldar con el SI los acuerdos logrados que despejan horizontes de cambios democráticos, de reformas sociales y de estímulo a la intervención popular futura para decidir como constituyente primario un nuevo rumbo del país.

La larga lucha por la paz tomó un nuevo rumbo hace 36 años con el llamado del decimotercer congreso del Partido Comunista, en pleno estatuto de seguridad, a buscar una solución política al conflicto interno. Los acuerdos de entonces fueron importante preámbulo pero fueron frustrados por la contraofensiva guerrerista. Miles de comunistas y de luchadores/as de la Unión Patriótica y de otras agrupaciones de la izquierda perecieron en el exterminio. Hoy la sociedad entera debe mirar con sensatez, fortaleza y optimismo la opción de cerrar el largo capítulo de la guerra con un compromiso de No Repetición.

En efecto, el Partido Comunista Colombiano acoge la propuesta de la Introducción al Acuerdo Final que convoca “a concertar un gran acuerdo político nacional encaminado a definir las reformas y ajustes institucionales necesarios para atender los retos que la paz demande, poniendo en marcha un nuevo marco de convivencia política y social”, con posterioridad al plebiscito y plantea las más amplia unidad de la izquierda, del movimiento social y de las fuerzas democráticas hacia un nuevo Pacto histórico.

Saluda al gobierno revolucionario de Cuba por su incondicional apoyo y solidaridad, al gobierno de Noruega, a la Venezuela bolivariana, al gobierno de Chile, a la CELAC y sus gobiernos partícipes de la verificación, a Unasur, al Foro de Sao Paulo y a la solidaridad internacionalista que hoy saluda este memorable acontecimiento.

Académicas y académicos: "Apostarle a un país en Paz"

Las ciudadanas y ciudadanos de Colombia nos encontramos hoy frente a la posibilidad de elegir aquello que ha sido imposible para varias generaciones, cuyos proyectos individuales y colectivos se han visto frustrados por una larga guerra fratricida. En efecto, luego de más de medio siglo de conflicto armado interno, por primera vez en la historia tenemos la oportunidad de decidir si deseamos emprender la construcción de un país en paz.

 

En la Mesa de La Habana, los negociadores del Gobierno Nacional y de las FARC-EP han actuado con compromiso y responsabilidad, y los acuerdos para terminar la confrontación están revestidos con estándares internacionales en materia de verdad, justicia, reparación y no repetición. Sin embargo, es evidente que son imperfectos.

 

No podría ser de otra manera, por el simple hecho de que son producto de una negociación que equivale al reconocimiento de la validez de los puntos de vista del otro, una tarea que aun está pendiente en el país, y puesto que en sí mismos no resolverán todos los factores que han desencadenado el conflicto. No obstante, estos acuerdos son un paso imprescindible para romper definitivamente el vínculo entre política y violencia que ha marcado nuestra historia, y para realizar las reformas políticas y socioeconómicas necesarias para el fortalecimiento de la democracia.

 

La refrendación de los acuerdos de paz vía plebiscito no se reduce a un mecanismo de legitimación. Constituye una oportunidad inédita para que los colombianos y colombianas demostremos nuestra voluntad de apostarle a un país en paz.

 

Por eso, de manera respetuosa pero resuelta, las y los invitamos a emprender este camino.

 

Votar SÍ en el plebiscito que se avecina es poder abrir las puertas hacia la paz.

 

José Antonio Ocampo - Profesor Universidad de Columbia; Brigitte Baptiste - "Visiting Scholar" del Earth Institute en la Universidad de Columbia (USA), a nombre del Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt; Marco Palacios - Profesor del Centro de Estudios Históricos El Colegio de México; Eduardo Pizarro Leongómez IEPRI - Universidad Nacional de Colombia; Arturo Escobar - Profesor Universidad de Carolina del Norte; Sergio De Zubiría - Profesor Universidad de los Andes; Julio Carrizosa - Miembro Honorario de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales; Leopoldo Múnera Ruiz - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Rodrigo Uprimny - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Juan Manuel Echavarría - Director Fundación Puntos de Encuentro, Colombia; María Paula Saffon - Fellow en estudios étnicos y raciales, Universidad de Princeton, Society of Fellows; Mauricio Archila - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Ricardo Sánchez - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Medófilo Medina - Universidad Nacional de Colombia; Alejo Vargas Velásquez - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Angelika Rettberg - Profesora Universidad de los Andes; Eduardo Restrepo - Profesor Pontificia Universidad Javeriana; Tomás León Sicard - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Alfredo Gómez-Müller - Profesor Universidad François Rabelais de Tours; Jairo Torres Oviedo - Rector Universidad de Córdoba; Darío Indalecio Restrepo, Profesor Universidad Nacional de Colombia; Bernardo Correa López - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Luis Eduardo Hoyos - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Alejandro Castillejo Cuellar - Profesor Universidad de los Andes; Francisco A. Ortega - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Camilo Borrero García - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Libardo Sarmiento Anzola - Profesor Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia; Gustavo Wilches Chaux - Profesor Universidad Externado de Colombia; Jaime Rafael Nieto López - Profesor Universidad de Antioquia; Carlos Manrique – Director depto. de Filosofía Universidad de los Andes; Tomás Barrero - Profesor Universidad de los Andes; Laura Quintana - Profesora Universidad de los Andes; Julieta Lemaitre Ripoll - Profesora Universidad de los Andes; Luis Eduardo Gama - Profesor Universidad Nacional de Colombia; María del Rosario Acosta López - Profesora DePaul University; Francisco Sierra Gutiérrez - Profesor Pontificia Universidad Javeriana; Mauricio Ibáñez Mejía - Profesor University of Rochester; Andrés Fabián Henao Castro - Profesor University of Massachusetts Boston; Andrea Mejía - Profesora Universidad de los Andes; Carolina Sánchez - Profesora Universidad Autónoma de Colombia; Alfonso Conde - Profesor Universidad Autónoma de Colombia; Nathaly Rodríguez Sánchez - Doctorante en Historia, El Colegio de México; Mario Alejandro Pérez Rincón - Profesor Universidad del Valle; Olga María Bermúdez - Profesora Universidad Nacional de Colombia; Miguel Peña Varón - Profesor Universidad del Valle; Isaías Tobasura Acuña - Profesor Universidad de Caldas;Carlos Andrés Ramírez - Profesor Universidad Javeriana de Cali; William Duica - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Laura Betancur - Profesora Universidad de los Andes; Nicolás Vaughan - Profesor Universidad de los Andes; Juan Ricardo Aparicio - Profesor Universidad de los Andes; Susana Barrera Lobatón - Profesora Universidad Nacional de Colombia; Omar Prieto - Profesor Universidad Autónoma de Colombia; Laura Milena Ballén Velásquez - Profesora Universidad Santo Tomás; Carolina Jiménez - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Edgar Alberto Novoa - Profesor Universidad Nacional de Colombia; Edwin Cruz Rodríguez - Doctorante Universidad Nacional de Colombia; Carlos Cortissoz - Profesor Universidad Jorge Tadeo Lozano; Julio César Vargas - Profesor Universidad del Valle; Alhena Caicedo - Profesora Universidad de los Andes; Jorge Sierra - Profesor Universidad Autónoma de Colombia; Andrea Marcela Barrera Téllez - Doctorante Universidad Paris Denis Diderot; Andrés Felipe Mora Cortés - Pontificia Universidad Javeriana; Lizeth Manuela Avellaneda - Profesora Universidad Libre; Mercedes Castillo de Herrera - Profesora Universidad Nacional de Colombia.

Teléfono:

(057)(1) 3382133

Dirección:

Calle 30a No. 6 - 22

Corporación EnsaySíguenos:

 

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • YouTube Social  Icon

© 2014 por www.imagologo.com

© 2016 por Corporación Ensayos

 

Contador de Visitas