!Paramos por paz, políticas públicas, participación y una vida libre de violencia!

8 de marzo de 2017

#Paro8M en Santander de Quilichao, Cauca. #Nosotras Paramos

Vendedoras ambulantes, enfermeras, trabajadoras del hogar, profesoras, estudiantes, madres comunitarias, trabajadoras sexuales, desempleadas, obreras, vendedoras en la galería, feministas, indígenas, campesinas, negras, palenqueras, afros, campesinas, cocaleras, mineras artesanales, insurgentes, defensoras de derechos humanos, hermanas de las iglesias pentecostales, católicas, funcionarias públicas, profesionales, comunicadoras, lesbianas, mujeres trans, deportistas, actrices, artesanas, sabedoras ancestrales,  empresarias, modistas, políticas, peluqueras, jóvenes, artistas, sindicalistas: ¡Nosotras somos todas ellas y aquí estamos!

 

Estamos en Paro, levantando nuestra mano y nuestra voz para decir a todos y a todas que estamos en contra de las violencias machistas, del patriarcado, del militarismo y del extractivismo. Muchas y muchos se preguntaran: ¿Qué es eso?  Y por eso hoy nuestra voz, nuestra mirada, nuestras manos, nuestra mente y nuestro cuerpo quieren proponer un diálogo para explicar-nos y decir que nuestras luchas simplemente significan:

 

Que nos paguen lo justo, que no nos maten por luchar por los derechos humanos de todas y de todos, que podamos caminar tranquilas por cualquier calle, que no nos violen, que no nos discrimen, que no nos cosifiquen porque NO somos objetos, que no nos enseñen que nuestro color es el rosado sino que nos dejen elegir los colores que nos gustan, que no nos incluyan en un programa del Plan de Desarrollo Municipal o Departamental sino que seamos parte de todos los planes, programas, actividades y de todos los presupuestos!, que las Oficinas de las Mujeres no sean simplemente para ofrecer cursos banales o para condecorar la sumisión o la belleza superflua de la mujer o para ser secretarias de los secretarios sino que sean espacios amplios y diversos para exigir derechos y tomar decisiones  porque los derechos de las mujeres y una vida libre de violencias no es un asunto solo de las mujeres, ¡es un asunto de política pública!

 

Que nos dejen de usar como “relleno” en las listas para los periodos electorales y más bien que luchemos por condiciones para que todas las mujeres podamos ejercer nuestro derecho a la participación política y gobernar conjuntamente el municipio, el departamento y el país porque las mujeres no pensamos solo en nosotras sino que pensamos el mundo en general y el municipio, la vereda y el barrio en particular!

 

Que cese la violencia política, que no nos persigan por nuestras ideas, que no nos maten por defender nuestros derechos y los de nuestras comunidades, que no haya más tolerancia institucional y social hacia los feminicidios, ¡que nos inviten al diálogo antes de censurarnos!

 

Que nuestra tierra sea nuestra y de nuestros pueblos, que el extractivismo no cave las entrañas y las raíces de la tierra y de los ríos que sustentan la vida de la humanidad, que las semillas sean propiedad nuestra y de nuestras comunidades, que el subsuelo sea parte de nuestro derecho a la soberanía.

Que las víctimas sean reparadas, que la justicia tenga más acceso y menos bloqueo, que los funcionarios y funcionarias entiendan que no nos violaron por la falda corta o por caminar tarde en la noche o por ingerir alcohol, sino que nos violaron quienes equivocadamente creyeron que ¡nuestros cuerpos eran de su propiedad!

 

Que podamos ir a la escuela, a la universidad, ¡sí eso queremos! Que la educación, la salud, la movilización, la cultura, el trabajo y la comunicación sean derechos y no “favores”.

 

Que todos y todas sepamos que no hay paz sin nosotras, que la paz es posible con participación, que no hay democracia sin nosotras, que no hay justicia sin nosotras!

 

Que nuestra lucha, nuestro diario vivir, tiene un irrenunciable propósito: un mejor vivir, justicia social y ambiental, cambios y transformaciones hacia un mundo digno, antipatriarcal, antimilitarista y sin extractivismo, en últimas: ¡un mundo al alcance de nuestros sueños! 

 

Este es un homenaje a las mujeres luchadoras asesinadas recientemente, todas ellas lideresas políticas pertenecientes a diversas organizaciones sociales que trabajaban por la construcción de paz: Nataly Salas Ruíz, Yaneth Calvache, Emilsen Manyoma, Yoryanis Isabel Bernal, Luz Herminia Olarte, Alicia López Guisao y Luz Ángela Anzola Tejedor.

 

Espacio de Mujeres Diversas y Paz de Santander de Quilichao

mujeresdiversasypazquilichao@gmail.com

Teléfono:

(057)(1) 3382133

Dirección:

Calle 30a No. 6 - 22

Corporación EnsaySíguenos:

 

  • Wix Facebook page
  • Wix Twitter page
  • YouTube Social  Icon

© 2014 por www.imagologo.com

© 2016 por Corporación Ensayos

 

Contador de Visitas