Buscar
  • corpoensayos

Graciela Bolaños: ¡Hasta que se apague el sol!


Graciela Bolaños fue una mujer luchadora, apasionada y comprometida con los derechos de los pueblos indígenas. Abrió y trasegó las trochas de la educación propia de día y de noche, nos enseñó que la generosidad, el amor, el compromiso político y la fuerza de la comunidad son capaces de lograr lo que los expropiadores habían impedido: el nacimiento del Consejo Regional Indígena del Cauca y la consolidación de un proyecto político que busca sentar fuertes bases en la educación propia como una apuesta intergeneracional que integra todas las luchas y los anhelos del movimiento indígena. Graciela fue tenaz, persistente, convencida del poder de la educación. Fue generosa. Mil y una vez abrió las puertas de la organización, de su casa, de sus conocimientos y nos invitó a indígenas, a colaboradores y solidarios a caminar, a luchar, a investigar, a hacer pedagogía comunitaria. Debatió y confrontó nuestras ideas, amablemente se enojó y rápidamente nos volvió a sonreír: ¡Muchachita!


Gracielita, tu legado es profundo, alegre y fuerte como el Cxa'yuce. Trabajaremos para que las nuevas generaciones de indígenas y no indígenas hagan siempre memoria viva de la organización y de la educación propia que sembraste en el Cauca y en muchos territorios de los Pueblos Indígenas de Colombia y América Latina.

157 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo